El clima continental de Madrid hace que los inviernos sean considerablemente más fríos que en otros lugares y para soportar los rigores del invierno, no hay nada mejor que acomodarse en lugar cálido y tomar un buen plato caliente. A la típica gastronomía "de puchero"...